23.7 C
New York

Empresarios Francisco D’Agostino y Wilmer Ruperti señalados en la cripto-corrupción de Pdvsa

Published:

En su programa “Sin Filtros,” transmitido en YouTube, la periodista Maibort Petit comentó sobre las declaraciones del fiscal del régimen de Venezuela, Tarek William Saab, respecto a lo que ha denominado la trama PDVSA-Cripto. Este caso incluye las declaraciones del empresario Samark López Bello, quien es buscado en los Estados Unidos y actualmente esta preso en la sede del DIGECIM.

López Bello hizo una declaración el 1° de mayo, en la que mencionó a dos empresarios: uno que trabajaba con PDVSA desde la época de Rafael Ramírez y otro más reciente. Habló de los supuestos beneficios que estos empresarios obtenían a través de la asignación irregular de buques petroleros, y de cómo destacadas figuras opositoras vinculadas con el gobierno interino, habrían recibido dinero de estos contratistas de PDVSA que comerciaron de forma ilícita con al menos ocho barcos cargados de petróleo venezolano, equivalentes a mil millones de dólares. Saab, el 2 de mayo, respaldó esta información con base en las declaraciones de López Bello, quien buscaba obtener beneficios procesales.

Las declaraciones de López Bello indican que al menos 2 millones de barriles de crudo, valorados en 120 millones de dólares, y otros 140 millones, fueron asignados a estos dos contratistas, cuya participación en el mecanismo de compensación les permitía llevarse el petróleo y devolver diluyentes para la industria petrolera. De este modo, los contratistas ganaban doble: vendiendo el petróleo a terceros y los diluyentes a PDVSA. López Bello también señaló que uno de los contratistas trabajaba con PDVSA desde la época de Rafael Ramírez.

En base a estas declaraciones, Maibort Petit identificó a los dos empresarios mencionados por Tarek William Saab: Francisco D’Agostino y Wilmer Ruperti.

Francisco D’Agostino fue sancionado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos en enero de 2021 por su participación en una red destinada a evadir las sanciones estadounidenses sobre el sector petrolero venezolano. Esta red tenía vínculos con el exministro de petróleo Tareck El Aissami y con el presunto lavador de dinero Alex Saab Morán. D’Agostino también es cofundador de la firma de inversiones Elemento Ltd (Elemento) y Swissoil Trading SA (Swissoil) y ha sido acusado de beneficiarse de su proximidad con el régimen venezolano para conseguir contratos gubernamentales. En la actualidad reside en España.

Wilmer Ruperti, por otro lado, es el propietario de Maroil Trading, una empresa naviera que se alió con Hugo Chávez durante el paro petrolero de 2002 y, desde entonces, se convirtió en uno de los principales proveedores de PDVSA. Según un informe de Reuters, Maroil Trading le debía a PDVSA 423.7 millones de dólares en cuentas por cobrar correspondientes al año 2020, siendo responsable de la mayor parte de las exportaciones de coque desde Venezuela. Ruperti es conocido por haber suministrado barcos durante el paro petrolero para ayudar al régimen a romper el bloqueo de los trabajadores, lo que le valió una posición privilegiada en la industria petrolera del país.

Otros personajes mencionados en estas declaraciones incluyen a Alessandro Bazzoni y Philipp Paul Vartan Apikian. Bazzoni fue arrestado en Italia y está acusado de estar vinculado a la red de evasión de sanciones de la OFAC relacionada con PDVSA, mientras que Apikian, según las autoridades estadounidenses, también tiene nexos con esta red que ha sido implicada en la negociación de cientos de millones de dólares en petróleo.

Todo indica que en su delación, Samark López ha ofrecido informaciones que involucran a altos personeros del régimen madurista en una conspiración que buscaba satisfacer la codicia ilimitada de lo que se a definido como la cleptocracia que se adueñó de Venezuela.

ULTIMAS NOTICIAS

DESTACADAS